martes, 12 de septiembre de 2017

Jabón de Jalea Real y Avena

Hoy os traigo un jabón en el que llevo bastante tiempo trabajando. Buscaba un jabón para pieles sensibles y castigadas, que al mismo tiempo sirviese para el cabello y tuviese una textura suave y agradable.

Es un jabón DUO. Una de sus partes (la de color blanco) está formulada a base de Jalea Real y la otra (en color verde) a base de Avena.

La Jalea Real procede de la secreción de unas glándulas hipofaríngeas de las abejas obreras jóvenes y su uso se remonta un par de siglos.Se le atribuyen numerosas propiedades beneficiosas, tanto que en tiempos se la conocía como "elixir de la eterna juventud".
Entre sus beneficios se le atribuyen nutrición, anti-inflamatorio, antiséptico, hidratación, mejora de la circulación sanguínea, antiedad, regeneradora y fortalecedora del cabello.
Está indicado su uso en todo tipo de pieles, sobre todo en las sensibles y en las que han sido castigadas por el sol.

La Avena es un cereal rico en fibra, minerales y nutrientes beneficiosos para la salud, pero también se le atribuyen propiedades cosméticas: limpia y elimina las células muertas respetando la estructura cutánea de la piel, tiene acción suavizante, anti-inflamatoria, relajante y calmante de irritaciones. Normaliza el pH cutáneo, evita la deshidratación y mantiene una barrera protectora frente a las agresiones externas.
Se puede usar en todo tipo de pieles, especialmente en las secas y atópicas.

En definitiva, este jabón está pensado para todo el mundo, grandes y pequeños, sobre todo ahora que acaba el verano y hemos sometido a nuestra piel y nuestro cabello a los efectos del sol y necesitan mucha hidratación y regeneración celular.



lunes, 11 de septiembre de 2017

Bautizo

¡Vamos de bautizo! Brochetas de jabón con el nombre de los pequeños y jaboncito de adorno.







miércoles, 30 de agosto de 2017

lunes, 21 de agosto de 2017

Champús sin espuma

Hay un ingrediente que se ha usado a través de los años en casi todos los champús comerciales, se llama sulfato y es un agente limpiador, un detergente. La razón por la que este ingrediente suele aparecer en todos los champús se debe a que es muy barato y hace mucha espuma.  Hemos relacionado que mucha espuma = a buen champú = a limpia más. Pero la espuma no tiene nada que ver con limpieza o eficacia. Casi todos los champús tienen detergentes químicos, pero el sulfato es muy irritante, suele dañar tanto el cabello como el cuero cabelludo, además de llevarse tintes y tratamientos específicos, como la queratina. 
Los champús libres de sulfato limpian el pelo perfectamente y permiten que los aceites esenciales y aditivos integrantes en el propio champú puedan actuar efectivamente.
En los últimos tiempos se ha puesto muy de moda buscar champús o jabones que no lleven sulfatos, que no hagan espuma y que no sean dañinos para nuestra piel.
Yo llevo ya años haciendo champús sin sulfatos, que hacen poca espuma, aunque debo reconocer que a mucha gente le ha costado acostumbrarse a lavarse el pelo sin formar ese "espumerío" tan característico de los champús comerciales, y he tenido muy buenos resultados en todos ellos.




Mi gama de champús abarca: champú nutritivo (para pelos secos y castigados), champú antigrasa (reduce la grasa del cuero cabelludo), champú antipiojos (repele y elimina piojos y liendres), champú anticaída (reduce la caída del cabello y estimula su crecimiento) y champú anticaspa. Todos ellos llevan ingredientes naturales y aceites esenciales bio y ecológicas.

viernes, 14 de julio de 2017

Jabón de chía y caléndula

Hoy os traigo otro jabón de creación reciente. Es a base de glicerina vegetal (sin fosfatos ni parabenos) y con semillas de chía y aceite esencial de celéndula.

Son muy conocidas las propiedades de la chía como complemento nutricional, pero usada en productos cosméticos también aportan muchas propiedades a la piel. La chía tiene un alto contenido en ácidos grasos y vitamina E (lo que le confiere propiedades antiinflamatorias, calmantes, antioxidantes, hidratantes y nutritivas) y vitaminas B3 y zinc (útiles para pieles secas, irritadas, inflamadas y acneicas). Y usada en semillas es un excelente exfoliante dérmico muy suave.

Por su parte, la caléndula es muy utilizada desde hace años por sus propiedades antiinflamatorias, calmantes, nutritivas e hidratantes. El aceite de caléndula es muy suave, por lo que puede ser utilizado para todo tipo de pieles, incluso para bebés.





Con todo esto, conseguimos un exfoliante suave, de delicado aroma e indicado para todo tipo de pieles, como desmaquillante, limpiador profundo o para eliminar puntos negros y acné.